Para escoger un criador responsable.

Ha llegado a casa un nuevo miembro.

Cualidades y necesidades de los Yorkshire Terrier

Ocho formas de mantener a salvo a tu pequeño yorky.

Secretos de entrenamiento.

Control de sus necesidades

Comidas.

Celo y Gestación.

Preguntas frecuentes sobre el celo.

Cuidados para cachorros sin madre.

Vacunación

Síndrome del cachorro debilitado.

Enfermedades.

Consejos para el calor o el verano.

 

OBSERVACIONES:

Toda la información de mi página ha sido a base de experiencias personales y de información encontrada en Internet y revistas.  No olvides que debes consultar a tu veterinario, yo solamente plasmo aquí lo que podrías tardar horas en encontrar en diversos sitios.

 

 

 

 

 

CUALIDADES Y NECESIDADES DE LOS

YORKSHIRE TERRIER

 

Algunas de las cualidades de los yorkies son:

 

  1. Talla pequeña. De 1.200 a 3.175 kg .
  2. Look adorable. Tiene gran vista que atrae a las personas y les parece hermoso y gracioso.
  3. Personalidad dulce. Es altamente sociable, muy apegado a sus dueños y amistoso con todas las personas.
  4. Perseverante. Entre las cualidades de la raza está el ser perseverante por instinto.
  5. Perro de guardia. Es un perro que se preocupa por sus dueños y la propiedad de la familia, ladra para alertar sobre circunstancias sospechosas y sobre la llegada de extraños.
  6. Hermoso pelaje. La capa azul cobrizada de un yorkie adulto es asombrosa y bella.
  7. Complejo real. Los yorkies tienden a creer que son monarcas de la casa. Si no son atendidos crean una conducta inapropiada.
  8. Necesitan compañía. Para tener un yorkie debes estar consciente de que necesita estar contigo y necesita sentir tu cariño todo el tiempo.
  9. Cepillado obligatorio. El pelo del yorkie necesita ser cepillado diariamente o tendrá nudos y se enredará terriblemente.

 

OCHO FORMAS DE TENER A SALVO

A TU PEQUEÑO YORKY

 

Un cachorro que pesa de 800 gramos o un adulto de kilo y medio a tres kilos sin importar la actitud que tenga, es muy frágil y susceptible a lastimarse, a romperse huesos o incluso a morir si sufre una caída importante. Por ello es bueno tomar precauciones.

1. Enseñarle a no caminar dando vueltas. De acuerdo a la opinión de una importante criadora de Nueva York, Muriel Campanella, es necesario enseñarle a los yorkies a no ponerse cerca de los pies de las personas. Algunas consideran adecuado colgarles un cascabel, eso ayuda a que la gente tenga cuidado al escucharlo y no lo pise lo que podría tener como consecuencia romperle un pie o una pierna.

2.- Adecuar tu hogar evitando poner sustancias dañinas al alcance de tu yorky, proteger los cables eléctricos especialmente mientras le salen los dientes que es el periodo en el que tienden a morder objetos. Los cachorros exploran el mundo con su hocico por lo que es importante que no hayan objetos pequeños tirados en el piso que puedan comer y atorárseles en la garganta o que puedan ocasionarles algún corte.

3. Cuidado al peinarlo. El peinado es parte importante de la vida de un yorky. Sobre todo, nunca lo dejes de observar y detener. Si lo dejas solo en una bañera o en una tabla, brincará y se puede lastimar, como puedes observar, sus huesos son muy delgados y frágiles.

4. Siempre utiliza una correa para pasearlo. Aunque las correas se usan para controlar a perros grandes, si sales con él de paseo utilízala, recuerda que los yorkies son muy rápidos e impredecibles, aunque estén educados pueden echar a correr tras cualquier animal y resultar atropellados.

5. Identificación. Si tu yorky ha sido registrado cuenta con microchip, en México supuestamente podrían localizarlo por medio de él pero no te da la ubicación precisa de dónde se encuentra tu yorky, no obstante, el microchip le sirve de identificación y si lo encuentran podrían ir a la Federación Canófila a investigar quién es el dueño. La forma más fácil para que te lo devuelvan es ponerle una placa con tus datos para que te puedan localizar.

6. Cuidado con el complejo de Napoleón. Los yorkies no se dan cuenta de que son frágiles y tienen el valor de cualquier perro grande, por ello no sienten temor de enfrentarse a ellos. No es raro encontrar yorkies que defienden su territorio incluso de perros como el Gran Danés, Schnauzer Gigante, labradores, etc. Pueden salir seriamente lastimados. Evita los encuentros con animales de gran tamaño y si los hay, mejor carga a tu yorky para protegerlo.

7. Cuida los cambios bruscos de temperatura. Al igual que los niños, a los yorkies les puede dar tos si los cambias constantemente de frío a calor y viceversa. Ellos se acostumbrarán a la temperatura fresca, incluso el aire acondicionado siempre y cuando no tenga un frío extremo. Tienen una tráquea muy pequeña por lo que si les da tos realizan grandes esfuerzos al toser. Cuando lo observes, llévalo al veterinario para que te recete la dosis adecuada de antibiótico de acuerdo a su tamaño. No los dejes al sol pues sin sombra fácilmente se pueden deshidratar, recuerda que son muy pequeños y mientras más pequeños es más fácil que se deshidraten con el calor extremo.

8. Supervisión si hay niños pequeños. Los niños pequeños disfrutan de los yorkies pero existe el peligro de que los lastimen. No dejes nunca a tu yorky si supervisar con un niño, aunque son muy ágiles y brincan grandes alturas para su tamaño, siempre pueden caer mal y lastimarse o los niños los pueden lastimar aún sin proponérselo.

 

              

Es conveniente, cuando salgas, dejarlo a salvo. Recuerda que buscan los objetos más inesperados para masticar o comer y les pueden hacer daño.

Los corralitos en este caso les dan mayor libertad de movimiento, pueden tener su cama y comida dentro.  Pero obsérvalos, algunos tienen tablas cirqueras, hacen lo que nunca pensaste que podrían hacer. Y te preguntas... ¿Quién lo dejó salir? Más vale prevenir que lamentar.

 

 

 

     

    

 

 

SECRETOS DE ENTRENAMIENTO.

Es fácil pensar que un yorky no necesita entrenamiento. Es tan pequeño y fácil de cargar pero es más fácil convivir con un perrito entrenado que puede tener acceso a todas las partes de tu casa. Los yorkies son muy inteligentes y aprenden fácilmente y esto ayuda a tener con ellos una relación más amorosa.

Ahora no se usan cadenas de castigo para entrenar a los perros, también con los animales ha cambiado la enseñanza y se utilizan los premios en vez de los castigos. Los métodos amigables han llegado a ser una bendición para los perros, especialmente para los de raza pequeña que resultaban seriamente lastimados.

Es más fácil entrenar a un cachorro, el periodo óptimo para socializar es de las cuatro semanas a los cuatro meses de vida. Si tu yorky no es educado cuando es cachorro será muy difícil que lo logres cuando sea adulto. Sociabilizarlo es enseñarle que el mundo es un buen lugar para vivir y que es seguro. Empieza por evitar a la gente que pueda dañarlo o golpearlo pero permite que conviva con personas que aman a los animales. Un perro que no ha sido sociabilizado y que no convive con la gente se vuelve agresivo, por el contrario, si está en contacto con las personas, aprende de ellas, es calmado y amistoso. Siempre habla con él como si fuera tu amigo o parte de tu familia, el tono de tu voz le transmite los mensajes.

Si lo llevas a entrenar, evita que sea entrenado con perros grandes que pueden ser agresivos o compañeros de juego muy rudos.

 

Ten en cuenta los siguientes puntos:

 

  1. Que el equipo sea adecuado. Recuerda lo delicados que son, en ocasiones las correas pueden lastimar su tráquea, existen arneses que no los lastiman.
  2. Utiliza premios pequeños. En el mercado existen diferentes tipos de premios. Los huesitos de pedigree vienen en dos tamaños, los pequeños son ideales para ellos y aún así, los puedes partir en 3 o 4 piezas pues recuerda que los yorkies comen muy poco, no se trata de que se salten las comidas por una sesión de entrenamiento. También algunos veterinarios les dan premios de gato de sabor a pavo, vienen muy pequeños y son suaves, y a ellos les encantan.
  3. Practica los trucos difíciles en sesiones cortas. Algunas cosas son engorrosas tanto para ti como para tu perrito. El peinado y desenredado es una de ellas, también lo deberás entrenar para soportarlo abnegadamente. Puedes cepillarlo varias veces al día en sesiones de 5 a 10 minutos dependiendo de la cantidad de pelo y del largo del mismo. Si lo cepillas diariamente no tendrás grandes nudos que desbaratar y su pelo no estará muy enredado. Se recomienda utilizar un peine metálico y humedecer ligeramente su pelo con una mezcla de agua 600ml con una cucharada de enjuague de pelo para evitar que se troce. Acarícialo mientras lo haces y hasta le llegará a gustar. Siempre que hagas algo que no sea muy agradable para él, obséquiale un pequeño premio y se pondrá feliz. Al día siguiente, no le importará repetirlo.
  4. Muévete y háblale suavemente al entrenarlo, no se trata de asustarlo, recuerda lo grande que él te ve en relación a su tamaño. Después de enseñarle el truco que deseas, dale su premio y háblale con cariño.
  5. Practica en un sitio adecuado. A los perros pequeños no les agradan las superficies muy rasposas, húmedas, frías o empedradas para practicar.
  6. Ponte en su nivel. Un yorky es muy pequeño, puedes sentarte para practicar sus ejercicios con él. Es menos intimidante para él sobre todo cuando tiene poco tiempo de conocerte. Si hay algún ejercicio que quieras que realice estando tu de pie, hazlo después de haber practicado otros a su nivel.
  7. Muchas veces se utiliza un silbato para indicarle al perro que ha ganado su recompensa después de realizar un truco. Aunque tu yorky sea pequeño, también puedes utilizar el silbato, él es capaz de hacer los mismos trucos que los perros grandes. También existen aparatos que hacen "clic" para hacer la indicación, pero también puedes utilizar una frase o palabra -"sentado", "abajo", "de pie"- y él sabrá que si lo hace ganará su premio. Para ello te recomiendo:

Asegúrate que sea algo que tu perro pueda hacer. Por ejemplo: "sentado". Ponte enfrente de tu perrito con el premio en la mano, lo acercas a su nariz y lentamente lo mueves hacia atrás de su cabeza. Mientras él mueve la cabeza para ver el premio, se sentará. Cuando su cuerpo alcance el piso haces clic o repites la palabra y le das el premio, también le puedes decir que es "genial". Después de unas 12 repeticiones, y haciéndolo con voz dulce, puedes empezar a decirle "sentado" sin tener que darle un premio. Si ves que busca el premio pon tus manos a los costados o atrás de ti y dile "sentado" con voz dulce. Espera dos o tres segundos; si lo hace, puedes darle un premio.

 

CONTROL DE SUS NECESIDADES:

 

La ida al baño suele ser un problema con cualquier perro, pero si le dedicas un poco de tiempo a la tarea te evitarás mucho trabajo futuro, regaños y sinsabores. Un perro pequeño va más veces al baño que uno grande, especialmente en el periodo de entrenamiento. Un perro entrenado te dará alguna señal para indicarte que quiere ir al baño, procura hacerle caso, muchas veces por ser pequeño no lo notas pues estás distraído.

Siempre que lo lleves al baño, menciona la palabra "pipí".

Generalmente los cachorros respetan su cama, así que al despertar es un buen momento para llevarlos al sitio donde quieres que orinen. Sácalo y dile "pipí". Al principio no relacionará la palabra con la acción pero en base a repetirlo podrá hacerlo. Poco a poco verás que respeta la habitación donde se encuentra su cama, así puedes ir extendiendo a toda la casa. Nunca olvides regañarlo y golpear el piso con una revista cuando se haga en otro sitio, indicarle donde debe hacerlo y hablarle dulcemente, después, limpiar el sitio con el eliminador de olores que venden en la veterinaria pues de otra forma volverá a hacer sus necesidades en ese sitio.

Hay personas que acostumbran a meterlos en su transportadora en el periodo de entrenamiento para que al salir de ella los lleven a "su baño" y hagan pipí. Claro, después de que haya hecho sus necesidades, dale un premio y permite que juegue o te acompañe un rato.

El método del periódico ayuda mucho. Cuando cubras un espacio con periódico, cada vez que el cachorro haga pipí en otro sitio, con una revista da un golpe al piso y dile "no" mientras haces que huela su pipí. Después, lo llevas al periódico y le dices con cariño "aquí sí" mientras lo acaricias.

El periódico absorbe el líquido y durante el periodo de entrenamiento es útil utilizar uno que hayas mojado un poco con su pipí para que el cachorro lo reconozca como su "baño".

En lo sitios en que se haya hecho dentro de casa y que no sean los adecuados, es conveniente utilizar el líquido que venden para evitar que se quede el olor, de otra forma, el cachorro lo identificará como "baño".

Cuando se trata de un macho y ya es adulto, al haber una perra en celo, cualquier perro marca con pipi su territorio para indicarle a otros machos que no debe acercarse. En esta época es difícil que el perro controle su instinto, seguirá marcando su territorio hasta que pase el celo.

Cuando los yorkys ya tienen su pelo largo es un poco difícil mantener su traserito limpio. Con cierta frecuencia llegas a ver su pelo ceboso o pegajoso por la pipí, las hembritas en su trasero y los machitos en su pancita.  Sobre todo los yorkys de casa que no suelen llevar su pelo empaquetado. Otro problema es la popó, cuando hacen heces suaves y después se echan o se sientan puede quedarse pegada inclusive tapando el ano y sufren para poder evacuar o definitivamente no pueden y esto resulta engorroso, antihigiénico y en detrimento de tu perrito. Así que hay tres soluciones.

1a. Recortar el pelo de la zona anal (esto siempre debe hacerse), y además de ello, empaquetar su pelo y continuar su frecuencia de baños semanales.

2da. Recortar el pelo de la zona anal y un poco de la pancita sobre todo en los machos. Dar baños de "asiento", es decir, lavar únicamente la zona, secar perfectamente y cepillar.

3a. La cual me ha funcionado principalmente en las hembritas pues se ven muy bonitas. Recortar el pelo de la zona anal, hacer dos colitas y una trencita.  La trencita se hace con el pelo del rabito y se pone una pequeña liga al final. Se le puede poner un listoncito nada más anudado y muy pequeño. Las dos colitas son la de la cabeza y la del pelo que corresponde a su trasero e inicio de los muslos posteriores.  Puedes ver la imagen para darte cuenta de que quedan muy bien. Esto evita que gran parte del pelo se moje de pipí cuando orinan y se medio sientan. En caso de mojarse la trencita es muy fácil de lavar. Además, de esta forma, evitarás muchos nudos en esa zona y te será mucho más práctico para cepillarla.  Al tener el pelo levantado y recortada la zona anal, es más difícil que se les pegue en el pelo y si se llegara adherir un poco será mucho más fácil el poder lavar esa zona.

 

Modela: Coco

 

LAS COMIDAS.

 

Muchas personas tratan de controlar el crecimiento de sus yorkies a base de darles muy poco de comer. No se trata de hacer miniaturas que en realidad son perritos que no crecen por desnutrición, ni por el contrario hacer perritos grandes y obesos pero debemos buscar la medida justa para no jugar con su salud.

Si optas por el darles de comer croquetas, compra las de cachorros de raza pequeña para que no les de trabajo comerlas. Sigue las indicaciones del paquete y cambia de acuerdo a la edad del perro y su tamaño. Las croquetas también defienden sus dientes del sarro más que la comida natural.

Nosotros los alimentamos con Royal Canin, Mini Starter para los cachorros y hembritas en gestación y lactando y mini special para los adultos. Es un alimento caro, muy completo y que ayuda a tener un pelo sano, pero que también te proporciona otra ventaja ya que van menos veces a defecar, sólo una vez al día, a lo sumo, dos veces. Otros alimentos te salen más baratos pero hacen que el pelo brille menos y se torne pajizo y defecan varias veces al día, es como llenar a uno de tus hijos con arroz y frijolitos, con el tiempo no te gustará su aspecto y su salud no será excelente.

Alimentación con alimentos balanceados. Si optas por alimentarlo con pollo, recuerda que no debe tener huesos pues se trozan y quedan partes filosas que pueden lastimar su tráquea, les puedes dar jamón, queso, verduras pero su alimentación debe estar balanceada, por ello es que se recomiendan las croquetas para los que no conocen de nutrición. Además tienen la ventaja de que no se echan a perder si han quedado en su plato como los alimentos naturales.

Alimenta al cachorro tres veces al día hasta los cinco meses, les pones su plato y a los diez minutos se los retiras. Si les dejas el alimento todo el día, se acostumbran a ir comiendo a todas horas y nunca sabrás si es adecuada la cantidad que han comido. No lo sobrealimentes, conoce a tu cachorro, algunos pequeños que vienen de familia numerosa suelen atiborrarse de comida porque siempre tuvieron competencia, en este caso es conveniente consultar con tu veterinario sobre la cantidad de alimento adecuada o pesarlo y tomar en cuenta su edad para consultar la tabla que se incluye en las bolsas de alimento.

No olvides que deben tener su plato de agua durante todo el día.

Conforme van creciendo, a los cinco meses, puedes dejarles solamente alimento por las mañanas y por las noches. A las razas de perros grandes se les puede dar una sola vez al día, no así a las razas pequeñas pues tienen gran actividad y necesitan compensar esa energía.

Para saber si tu yorky tiene el peso correcto desliza las manos por sus costados del frente hacia atrás y no debes sentir carne esponjosa que es la grasa y debes sentir su cintura.

Si tienes temor a que tu perrito engorde y por ello no le das premios, puedes tratar el premiarlo con alguna verdura.

Por ningún motivo se debe dejar de dar comida al perrito. Si tiene diarrea, vómito, mal ánimo, es necesario llevarlo al veterinario. Se deshidratan fácilmente porque son pequeños y puede presentarse una baja de azúcar.